Orquídea de interior: 6 errores comunes que deben evitarse absolutamente!

Estrella de nuestros interiores, la orquídea es una planta que no sólo es elegante sino también fácil de mantener. Así, el cuidado de una orquídea es accesible a cualquier jardinero aficionado, aunque no tenga el pulgar verde. Sin embargo, incluso las flores con menor mantenimiento pueden provocar errores de cuidado. Así que aquí tiene 5 de los errores más comunes que cometen los propietarios de orquídeas!

1. Sobrerregarlo

Incluso si la orquídea es una planta que necesita agua regularmente para sobrevivir, el riego excesivo puede, por el contrario, serle fatal. De hecho, darle demasiada agua corre el riesgo de favorecer el desarrollo de hongos y provocar podredumbre, entonces la muerte de sus raíces. Pero si las raíces mueren, el resto de la planta también.

Para mantener una orquídea y mantenerla sana, lo ideal es hacerlo regarlo una vez por semana. Pero nunca directamente sobre las hojas, siempre en la base de la planta. Y tenga cuidado de recordar vaciar el exceso de agua. De hecho, la orquídea es una planta que necesita su sustrato para mantenerse aireado. Si tuviera que engordar, la planta podría deteriorarse rápidamente.

2. Ponlo en un jarrón pequeño

Cuanto mayor sea la maceta o el jarrón, más florece la orquídea. La razón? Evite la concentración de humedad dentro de la olla y así permitir que las raíces respiran.

Tenga en cuenta que también se recomienda favorecer un test adaptado al tamaño de las raíces en lugar de un jarrón.

3. Expóngalo a la luz solar directa

La orquídea necesita luz, esto es un hecho. Sin embargo, teme la luz solar directa. Por tanto, es necesario colóquelo en un lugar luminoso y aireado pero que no esté o poco expuesto a la luz solar directa (norte u oeste por ejemplo). Y en períodos de sol fuerte, la sombra todo el día es esencial.

Créditos: 9924153 / iStock

Si la flor recibiera la luz directa del suelo durante gran parte del día, entonces sus hojas y raíces empezarían a marchitarse, es decir, a volverse blancas o rojizas.

4. Exponerlo al frío

La orquídea es una planta que no tolera el pleno sol, pero eso no significa que le guste el frío. Por el contrario, aunque sea más bien resistente a las variaciones climáticas, suele tolerar con dificultad temperaturas muy bajas.

Por este motivo, durante el invierno, es imprescindible mantenerlo alejado de las ventanas para protegerlo del frío, y en particular de las heladas.

5. Sobrealimentarla

El fertilizante es esencial para el desarrollo de la orquídea. Pero tenga cuidado de no exagerar! Y por una buena razón, demasiado abono puede detener la floración de la planta durante varios años, o incluso matarla.

6. No lo trasplante nunca

Una orquídea debe trasplantarse al menos una vez al año. Por otra parte, este trasplante no debe realizarse en ningún caso durante el período de floración. De hecho, cuando la planta está en flor, utiliza toda su energía para producir estas flores. Sin embargo, la llegada a una olla nueva es siempre un choque y requiere cierta cantidad de energía para soportarla.

Por tanto, el trasplante de una orquídea siempre debe planificarse antes o después de la floración.

Artículos relacionados:

Secretos de fitness de una orquídea marchita

Orquídea Phalaenopsis: consejos, mantenimiento, trasplante y floración

Descubre 10 plantas colgadas muy originales y decorativas

Deja un comentario

error: Content is protected !!