¿Lo sabías? Comer un higo también es comer una avispa!

Mucha gente consume el higo con regularidad, pero pocos saben que en realidad un higo es una flor invertida. De hecho, el higo no es realmente una fruta por sí misma. Las flores que las avispas de la higuera (Blastophaga psenas) fecundarán se encuentran en el bolsillo llamado sicone. Después de la fecundación, las flores evolucionan en frutos que pueden tener el aspecto de pequeñas pimientas cuando se come el higo. Descubre el secreto de los higos.

Lo que hay que saber sobre la fig

El higo es, pues, una flor que florece dentro del bolsillo en forma de pera. Por tanto, las higueras no tienen flores a diferencia de los manzanos u otros árboles frutales. Por tanto, es la flor dentro de este pequeño bolsillo el que comemos. La flor de la higuera produce un único fruto que contiene una sola semilla llamada aquenio. Un higo está formado por múltiples aquenios y cuando comemos el higo en realidad comemos varias frutas. Sin embargo, las flores florecen en el interior, lo que requiere un proceso especial de polinización. Aquí es donde entra la avispa del higo para realizar esta tarea en particular.

Créditos: Simon / Pixabay

La avispa del higo

Hay dos tipos de higos: macho y hembra. La avispa del higo pone los huevos en el higo macho. Pero no te preocupes: nos comemos los higos de las higueras hembras y, por tanto, no los huevos. La forma particular del higo facilita la recepción de la avispa, pero al penetrar en el fruto, la avispa rompe las alas y las antenas. Así que ella no puede salir. Sólo las crías de la avispa podrán escapar. Las crías machos no tienen alas, ya que su único fin es emparejarse con las hembras (sus hermanas) y después cavar un túnel para poder salir del higo con el polen. Acaban muriendo en la fruta.

Sin embargo, cuando una avispa entra inadvertidamente a un higo hembra, entonces se engancha y muere al fruto. Es necesario para el suministro de polen en la flor que dará la fruta que comemos. Eso sí, cuando nos comemos el higo no nos comemos el resto de la avispa muerta. En efecto, el higo lo disuelve gracias a las enzimas y la transforma en proteína. Pero es cierto que cuando se come un higo, también se come una avispa del higo. Además, algunos veganos se niegan a comer higos por este motivo.

Artículos relacionados:

Melocotón y nectarina: todo lo que necesitas saber sobre estos árboles frutales

3 consejos para evitar que los pájaros se coman tus cerezas!

Caviar de limón: plantar, cultivar, cuidar y cosechar

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.