Jardín japonés: 3 consejos para crear tu pequeño rincón zen

Los jardines japoneses son un auténtico éxito entre los entusiastas de la jardinería. Crear su pequeño rincón de paraíso es un juego de niños siguiendo estos consejos. No hace falta un espacio enorme, ¡basta con un pequeño rincón del jardín! Este espacio se llenará de serenidad, tranquilidad y espiritualidad, todo en un entorno verde en perfecta armonía con la naturaleza. El jardín japonés es toda una armonía con la naturaleza, una asimetría natural sin artificios. El verde, el punto de agua, el musgo y los cantos rodados estarán en el corazón del jardín. Aquí tiene 3 consejos para crear un jardín japonés usted mismo.

1) Feng-shui y organización del espacio

En Japón, las reglas del arte de Feng Shui reina sobre la organización de los espacios, ya sean interiores o exteriores. El Feng-shui tiene como objetivo hacer circular correctamente la energía vital para la prosperidad y bienestar del cuerpo y la naturaleza. En los caminos del jardín, es mejor favorece las curvas más que los ángulos. Para «borrar» las esquinas o los bordes de la casa, es necesario vegetar estas partes para alejar a los malos espíritus. Esto se debe a que sólo están pensados ​​para moverse en líneas rectas, por lo que deben romperse las pasarelas, los puentes y cualquier otra perspectiva recta. En resumen, prefiera construcciones curvas, caminos serpenteados y vegetación salvaje para una pintura arabesca.

2) Elija bien los elementos de la decoración

Uno de los elementos que definen el jardín japonés es playa de grava y roca. Las rocas están pensadas para representar islas perdidas en medio del océano. Para ello, elija grava de color claro y trabaje con un rastrillo para simular las ondulaciones de las ondas. Entre estas oleadas, deja caer las rocas (preferiblemente oscuras) en medio de este océano. Plantelos en el suelo para que no se puedan mover. Las rocas deben estar absolutamente presentes número par. No dude en trabajar las ondulaciones con un rastrillo si las olas se hunden, el relevo es importante. Este espacio es el rincón ideal para la meditación.

El río seco también es una parte esencial del jardín japonés. Compuesto por cantos rodados que simulan las corrientes de un río, a menudo es atravesado por un puente rojo bien redondeado. Pasos japoneses son caminos propicios para la observación. Normalmente conducen directamente a la vegetación.

El punto de agua es inevitable en un jardín japonés. Y sobre todo el fuente ruidosa llamado Shishi-odoshi. Construido en bambú, aporta un ambiente especialmente relajante. Antes de alejar a los animales salvajes, ahora forma parte de la atmósfera espiritual. Para contrastar con esta ruidosa cascada, será necesario instalar un punto de agua tranquila en forma de estanque. Se utiliza para las abluciones, la cuenca debe cortarse de un material natural como la piedra. Éste se coloca en la entrada del jardín, porque le permite purificar el cuerpo antes de entrar en ese espacio puro.

Por último, para cerrar este espacio, utilice vallas bambú. Con cuerda, sujete los bambúes verticalmente para contrastar con el jardín y encuentre el lado típico del País del sol naciente.

3) ¿Qué plantas para el jardín japonés?

En primer lugar, debe saberse que el jardín japonés debe estar en la sombra parcial. En rincones sombríos, instálelo follaje gráfico o helechos (Hakonechloa verde o dorada, alga blanca, etc.) A nivel del suelo, generalmente encontramos musgo, pero es muy difícil de obtenerla. En cambio, utiliza plantas de cubierta del suelo (helxine, manzanilla ‘Treneague’ o pearlwort al sol). Y finalmente está, por supuesto, el bambú, pero todavía tenga cuidado con las formas demasiado rectas.

Fuente

Artículos relacionados:

Jardines colgantes: 15 ideas para integrarlos en tu casa

Jardineras: ¡15 ideas para mejorar tus plantas!

Arte topiario: los 20 jardines esculpidos más bonitos

Deja un comentario

error: Content is protected !!