Hojas muertas: 3 formas de utilizarlas en el jardín

En otoño, la mayoría de los jardines están cubiertos de hojas muertas. Comienza entonces el vals de los jardineros que, con un rastrillo o un soplete de hojas, recogen las hojas en pilas. Y por una buena razón, es fundamental recoger las hojas con regularidad para evitar que sofoquen la hierba y las plantas del jardín privándolas de luz. Una vez recogidas, las hojas se queman o se llevan en el centro de reciclaje. Pero, en realidad, se pueden reciclar y utilizar en el jardín. ¡Así es cómo!

Es bueno saberlo : todas las hojas se pueden utilizar en el jardín, excepto las que están enfermas o contienen parásitos o hongos. Del mismo modo, no se recomiendan las hojas de nogal debido a los taninos nocivos que contienen.

1) Servir como mulch

En invierno, el suelo desnudo de la huerta tiende a asentarse, sobre todo por las lluvias repetidas. Para evitarlo, aplicar en el suelo, entre verduras, una capa de 15 cm de hojas muertas no aplastado.

Las hojas no sólo ofrecerán en el suelo protección contra el frío y las malas hierbas, sino que también ayudarán a nutrirlo. La razón? Al romperse, las hojas aportan materia orgánica que enriquecen el suelo, sobre todo gracias al trabajo realizado por las lombrices. Cuando llega la primavera, cuando se sienta el deshielo, basta con eliminar esta capa de hojas y entonces tu tierra será perfecta para nuevos cultivos.

Tenga cuidado, sin embargo, de pensar en ello cubrir el manto de las hojas con un poco de tierra para evitar que se desprendan. Además, recuerde comprobar que esté bien ventilado y no empaquetado para evitar que las hojas retengan humedad.

2) Enriquecer el compost

Las hojas muertas también se pueden utilizar en el jardín como Suelo 100% natural y sobre todo gratis! Así es como:

Después de haber agolpado las hojas muertas (que deben estar absolutamente secas), triturarlos pasando la segadora. Cuidado, las hojas que tardan en descomponerse, como las de los plátanos, los laureles, los robles o incluso las hayas, deben triturarse finamente.

Créditos: Creative-Family / iStock

Si cortas algo de hierba a la vez que las hojas, no te preocupes, todavía es mejor. En efecto, la hierba proporcionará un poco de nitrógeno a compostar!

A continuación, coloque los residuos vegetales triturados y húmedos en un compostador. Cubrir todo con una capa de tierra o residuos verdes de cocina para enriquecer el compost con microorganismos. Tenga en cuenta que también es posible alternar varias capas de hojas trituradas y suelo o residuos verdes. Un pequeño truco también es añadir ortigas frescas (sin las semillas) o estiércol de ortiga para acelerar la descomposición de las hojas muertas.

Una vez instalado el compost, deberá mantenerlo húmedo y aireado a lo largo del año. Para ello, ponerlo en la sombra y remover regularmente. En primavera, puede girar el montón de compost. Entonces obtendrá un suelo especialmente rico en nutrientes ¡para ser utilizado desde principios de verano al pie de tus plantaciones!

3) Refugio de la fauna del jardín

Ya sean insectos o erizos, muchos animales son auténticos aliados de los jardineros. Para ayudar a estos ayudantes de jardinería pasar el invierno en el refugio, y así permitirles continuar con su buen trabajo tan pronto como vuelva la primavera, instalar montones de hojas muertas en todas partes de su jardín puede ser una solución!

Artículos relacionados:

Piñas: 5 formas de utilizarlas en el jardín

Cáscaras de huevo: 7 usos sorprendentes para el jardín!

Agujas de pino: ¿cómo reutilizarlas en el jardín?

Deja un comentario

error: Content is protected !!