Higrómetro de jardín: ¿cómo funciona y cómo utilizarlo?

Para garantizar un buen crecimiento de las plantas, el jardinero debe reunir determinados factores ambientales. Deben colocarse en un lugar adecuado con suelo ligero y bueno, pero también con una humedad del aire óptima. Para las plantas más intensivas en agua y humedad (a menudo variedades tropicales), es posible utilizar un higrómetro para estar seguro. Éste es un objeto que mide el porcentaje de humedad presente en el aire. Esto se llama higrometría.

¿Qué es el higrómetro?

El higrómetro registra la velocidad de vapor de agua contenido en el aire de su entorno. La lectura se muestra como porcentaje. Si éste se localiza menos del 35%, esto se considera en sitio seco. ATpor encima del 75%, es un ambiente húmedo. El medio de estos valores extremos se considera óptimo para el buen desarrollo de las plantas.

Existen muchos tipos de higrómetros con valores más o menos preciso y un retraso de actualización de valores más o menos rápido. Los 3 tipos más comunes son:

  • El higrómetro digital: es electrónico y de fácil lectura gracias a su pantalla LCD. Sin embargo, será algo menos fiable en sitios secos.
  • El higrómetro analógico: utiliza un pelo o un crin de origen natural que se alargará o retrairá según la humedad del aire. El valor puede leerse con un dial equipado con una aguja.
  • Por último, existen higrómetros especializados para profesionales que son más complejos de utilizar.

Los primeros precios rondan los 10 €.

Créditos: sergeyussr / iStock

Uso en el jardín o en casa

El higrómetro se puede utilizar en muchas habitaciones de la casa. La bodega es una de las estancias privilegiadas. Idealmente, el valor del higrómetro debería estar en torno al 70%.

En las otras habitaciones de la casa, la humedad no debe superar el 55%. De hecho, con mayor valor, corre el riesgo de ver la formación de moho en las paredes y pueden aparecer problemas respiratorios.

Si tienes terraza o invernadero, la humedad debe estar entre el 40 y el 75% según la estación, con aire más seco en invierno y más húmedo en verano. De hecho, el aire seco para el invierno evitará la proliferación de setas sobre plantas invernantes. En verano, la humedad evitará que las plantas se sequen.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.