Fungicidas naturales para el control natural de las enfermedades de los jardines

Las enfermedades criptogámicas son una verdadera plaga en el jardín. A menudo nos dirigimos demasiado rápido a los productos químicos de protección de plantas que se encuentran fácilmente en las tiendas por desesperación. Lamentablemente, esto no está exento de repercusiones en el medio ambiente y la biodiversidad. Pero ¿sabía usted que hay muchas plantas en su jardín que pueden ser usadas como fungicidas y son tan poderosas como los productos químicos? Averigua más sobre los fungicidas naturales de jardín.

Resumen

  • Malas hierbas no tan malas
  • Verduras de jardín
  • Materiales antimicóticos naturales

Las malas hierbas no son tan malas

Tendemos a suprimir y descartar las malas hierbas sin pensar demasiado. Y sin embargo, las malas hierbas están llenas de beneficios. Por ejemplo, la cola de caballo que se encuentra en las zonas húmedas del jardín tiene un poder preventivo contra muchas enfermedades comunes del jardín. Por ejemplo, previene y trata la costra, el óxido e incluso las ampollas de melocotón. Simplemente prepara una mezcla con 1 kg de planta en 10 litros de agua fría y luego calienta la mezcla hasta que hierva. Entonces tome 1L de la decocción obtenida para diluirla en 2L de agua. El preparado está listo para ser rociado sobre el follaje de las diferentes plantas.

El ajenjo también se utiliza para proteger a las grosellas rojas del óxido. Todo lo que necesitas es 250 g de flores y hojas secas y 10 L de agua hirviendo. Infundir las hojas y las flores durante 10-15 min. El producto resultante no necesita ser diluido con agua para ser usado en las plantas.

Verduras del huerto

¿Has pensado en los alimentos naturales de tu jardín? El ajo es un poderoso fungicida que se puede usar después de machacarlo con un mortero. Haga una decocción con unos 100 g de puré para 10 litros de agua. La mezcla obtenida será útil como tratamiento curativo y preventivo para las plantas del jardín. Plantar ajo en el jardín también puede proteger algunos arbustos frutales, especialmente las fresas. Evita la proliferación de la podredumbre gris. Además, colocar un poco entre las patatas y los tomates los protegerá del moho. Gracias a sus propiedades antimicóticas muy similares a las del ajo, también es posible utilizar cebollas.

También se puede utilizar el cebollino entre las filas de frutas o verduras para reducir el crecimiento de los hongos que destruyen los cultivos.

El rábano picante es uno de los medios más eficaces para combatir la moniliasis. La preparación es muy similar a las otras: mezclar 250 g de raíces y hojas en 10 litros de agua hirviendo durante unos 15 minutos. La infusión puede ser usada directamente sin dilución en las hojas después de enfriarse.

Créditos: Yelkrokoyade Wikipedia

Materiales antimicóticos naturales

Un polvo de carbón mezclado con el suelo reduce el derretimiento de las plántulas protegiéndolas de los micro hongos. Este mismo polvo también puede ser utilizado en las heridas de los árboles y las plantas.

El azufre también se utiliza para proteger ciertas plantas en asociación con la mezcla de Burdeos. En forma de polvo, se puede aplicar a las plantas para protegerlas de la costra o del oídio.

Deja un comentario

error: Content is protected !!