Detergente de castañas: receta natural y residuo cero

Hace un rato, os hablábamos del detergente de hiedra, pero ¿conoces el detergente de castañas? No es ningún secreto que los detergentes en las grandes superficies no son respetuosos con el medio ambiente. Contaminan el agua y la fauna que le acompaña. Esta alternativa de lavandería en las castañas mejorará el impacto ecológico, pero también tu cartera. De hecho, muy económica, esta nueva forma de lavar la ropa te cambiará el día a día y te permitirá hacer grandes ahorros. Aquí tiene la receta del lavado de castañas.

¿Castañas en mi lavandería?

Las castañas y castañas contienen saponinas. Cuando se disuelven en agua, estas frutas desarrollan las mismas propiedades de limpieza que el jabón. Además, el detergente de castañas es suave y poco alérgico. Por tanto, será ideal si tienes la piel sensible mientras eres apto para tu ropa de lana o de colores.

Lo que necesito:

Para un bote grande de detergente:

  • 40 cl de agua
  • 10 castañas enteras (sin sus insectos)

Útiles:

  • Un cuenco de ensalada
  • Un mezclador
  • Un colador fino (tipo chino)
  • Un bote de cristal grande o una botella antigua de detergente
Crédito: Helin Loik-Tomson / iStock

Las etapas de preparación del detergente de castañas:

1) Después de cosechar las castañas, quítalas de su insecto.

2) Comience mezclándolos completamente en la batidora. Es posible que su dispositivo no sea suficientemente potente; en este caso, quite las pieles duras. Además, es mejor dar este paso si tiene ropa blanca, porque la piel se puede manchar ligeramente.

2) Poner las castañas trituradas en el cuenco y cubrir con agua.

3) Dejar macerar 1 hora, o incluso medio día. Espere hasta que el agua se vuelva lechosa.

4) Con el colador “chino”, filtra la mezcla. A continuación, vierta el líquido en un bote o una botella de detergente vieja y limpia. (Puedes guardar los trozos de castaña para tu compost.)

Uso y conservación:

El detergente de castaña se utiliza exactamente como el detergente convencional. Sin embargo, su conservación es más corta: aproximadamente una semana en la nevera, ¡así que evite hacer cantidades demasiado grandes a la vez! Si el agua de tu zona es dura, puedes añadir un poco de vinagre blanco para suavizarla.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.