¿Cómo cultivar espinacas en una olla?

El cultivo de espinacas, nos lo imaginamos más bien en la huerta. Sin embargo, no todos tenemos la suerte de tener un jardín. Si este es tu caso, aquí tienes algunas novedades que deben deleitarte: las espinacas también se pueden cultivar en maceta! Puede colocarlos en la terraza, en el balcón o simplemente en el alféizar de una ventana. Descubre todos nuestros consejos para cultivar tus espinacas en maceta.

1) Encuentre el bote adecuado

Antes de empezar a crecer, necesita las herramientas adecuadas. Tu olla debería tener un profundidad de 20 a 25 cm. Aunque no hace falta que sea muy profunda, mejor que sea ancho, lo que permitirá hacer crecer varias plantas de espinacas en la misma bandeja.

La siembra debe separarse de 5 cm si las hojas de espinacas son pequeñas, de lo contrario, espacio de 10 a 15 cm para las hojas más grandes.

La siembra se hace directamente en una maceta, empujarlos a 2 cm de profundidad y regar. La emergencia comienza entre 5 y 15 días después de la siembra.

Créditos: Julija Kumpinovica / iStock

2) Sustrato y nutrientes

Para cultivar las mejores espinacas posibles en maceta, necesitará un sustrato de calidad. Esto debe ser imprescindible rico en materia orgánica y fresco. Puede elegir una buena tierra para maceta y añadir compuesto bien podrido.

Esta planta vegetal aprecia muy bien los suelos agotado, neutro y arcillosa. Para el drenaje, recuerde poner bolas de barro en el fondo de la olla. También puede mezclar arena en la tierra.

Las espinacas tienen miedo a la masa humedad, así que hay que tener cuidado a la hora de regar. El suelo también debe ser ligero, porque se arriesga a sofocarlos si es demasiado compacto.

3) Riego: un gesto importante

Si las espinacas temen el estancamiento del agua, no queda menos muy intensiva en agua. En macetas, no tienen la posibilidad de buscar la frescura en el fondo del suelo, por lo que habrá que hacer un riego regular, sobre todo cuando hace calor y seco.

En verano, programa el riego diario, preferiblemente por la noche. En invierno, reduce paulatinamente el riego hasta llegar al riego semanal mientras revisa la taza. El agua estancada favorece el desarrollo de enfermedades fúngicas y puede pudrir tus cultivos.

4) La exposición

Una exposición en la sombra parcial es ideal, porque a las espinacas no les gusta el pleno sol que se arriesga a quemarlos. También puede adaptarles un rincón completamente sombreado. Sin embargo, la exposición también depende del período de siembra.

Las plántulas en maceta realizadas entre agosto y noviembre se pueden colocar en un lugar soleado, ya que los días son más cortos y el sol se hace menos fuerte. Entre febrero y mediados de mayo, prefiera un sitio semi-sombra. En las regiones más cálidas, las macetas se colocarán en un lugar sin sol directo.

5) Temperatura y mulching

Estamos acostumbrados a ver mulch en el jardín, pero también se utilizan en macetas. Coloque una gruesa capa de mulch formada por materia orgánica en la base de sus plantas. Esto ayudará a mantener el suelo fresco.

La temperatura ideal para cultivar espinacas debería ser entre 10 y 27 °C.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.