Clorosis: síntomas, prevención y tratamiento

La clorosis es una decoloración de las hojas de las plantas a causa de una deficiencia de minerales, especialmente de hierro. Se caracteriza por el amarillo de las hojas y tiende a frenar el crecimiento de las plantas afectadas. Éstos son algunos consejos para combatir la clorosis en el jardín.

Síntomas

La clorosis proviene deficiencia de minerales de la planta o de un suelo demasiado rico en piedra caliza, pero no es una enfermedad. Entonces, la planta no puede insertar correctamente sus raíces en el suelo y tenderá a estar suelta. Éste es uno de los principales síntomas de este problema.

Cuando se toca una planta, vemos en amarillento en las hojas más viejas después un crecimiento lento, porque la fotosíntesis está cada vez menos presente. Por último, a medida que las hojas más jóvenes también comienzan a volverse amarillas.

Dependiendo de la deficiencia, se pueden observar otros síntomas. En una deficiencia de magnesio, las hojas se vuelven de color amarillo, pues marrón y finalmente caer. Si es una carencia de fósforo, entonces las hojas cambian de color como para la magnesio. Si la planta produce frutos, desarrollarán una forma cada vez menos regular. Por último, una deficiencia en nitrógeno decolora completamente las hojas.

Las plantas más susceptibles a la clorosis son las azaleas, el rododendros, pero también el rosales.

Crédito: v_zaitsev / iStock

Prevención y tratamiento

Para evitar el riesgo de clorosis, un estudio del suelo antes de plantar es la mejor medida preventiva para conocer el tipo de suelo que tiene. La organización del huerto puede realizarse entonces según los resultados obtenidos. Para reducir el riesgo de clorosis férrica, se aconseja regar el jardín con agua de lluvia.

En cuanto más concretamente al tratamiento, basta con dispersar polvo de hueso a nivel de planta durante la primavera para la clorosis nitrogenada. Para la clorosis férrica, además de utilizar agua de lluvia, se puede propagar quelato de hierro durante el mes de marzo. Por lo demás, una buena aportación de compuesto ayuda a reducir el impacto de la clorosis.

Es posible ver este problema incluso entre plantas en maceta. La forma más sencilla en este caso es trasplantar la planta con tierra nueva. Una aportación en fertilizante También se recomienda aportar los minerales y nutrientes necesarios para el buen crecimiento de la planta. También es posible colocar objetos ligeramente oxidado en el suelo si la planta es propensa a la clorosis férrica.

Originally posted 2022-01-11 15:39:29.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.