Bombillos de jardín: 5 formas de cuidarlos

Los bulbos son un verdadero activo para el jardín. De hecho, dan flores muy bonitas con varios colores cada año. Los bulbos también son fáciles de cultivar para los jardineros en inicio o para personas que realmente carecen de un pulgar verde. Para permitirles una floración óptima, es necesario seguir unas cuantas reglas. Aprenda a cuidar de los bulbos del jardín.

1. Identifica el tipo de bombilla

Cada bombilla tiene sus propias características. Una bombilla puede ser robusta o tierna. Los bulbos más bien tiernos no sobreviven en invierno. Por eso deben colocarse en el interior desde finales de otoño hasta principios de primavera. Para los bulbos robustos, no es necesario preocuparse por su resistencia al frío. Normalmente se plantan en otoño.

2. Plantación

Los bulbos necesitan un suelo bien drenado para prosperar. De hecho, si el suelo está bien drenado, es menos probable que las raíces se engorden, lo que no es bueno para el crecimiento de la planta. Los bulbos deben plantarse a una profundidad razonable. Generalmente se dice que debe enterrarse a una profundidad de unas dos o tres veces su altura. Para los bulbos que permanecen en el exterior durante todo el año, lo mejor es, si el invierno es más bien duro, cubrir el suelo con manto para aislarlo.
Créditos: AlexRaths / iStock

3. Mantener alejados a los roedores

Los bulbos están formados básicamente por agua, nutrientes y azúcar. Por tanto, atraen a roedores cuando la comida es cada vez más escasa, sobre todo en invierno. Por tanto, lo mejor es proteger los bulbos nuevos con redes o paños, cubriendo el suelo con el material escogido y asegurándolo con grandes piedras.

4. Limite el riego

Para que el bulbo tenga el mejor crecimiento, es necesario encontrar el equilibrio adecuado para los períodos de riego. Si se riega en exceso, las raíces se envolverán y empezarán a pudrirse. Lo mejor es dejar que la tierra se seque ligeramente entre dos riegos. La lluvia proporciona un riego constante aleatoriamente, que también es bueno para la planta. Si tus bulbos están al aire libre, puedes dejar que la naturaleza siga su curso.

5. Tamaño de la hoja

Lo mejor es dejar las hojas en el bulbo hasta que se vuelven amarillas, incluso cuando se ha terminado la floración. De hecho, la planta necesita sus hojas para realizar la fotosíntesis que le proporcionará los nutrientes necesarios para la siguiente floración. Por tanto, cortar demasiado pronto puede afectar a la producción de flores. Cuando las hojas se vuelven algo amarillas o marrones, se pueden quitar.

Artículos relacionados:

Peonia: plantación, cultivo y cuidado

Mertensia maritima: ¡todo lo que necesitas saber sobre la planta con sabor a ostra!

Cortar la lavanda: ¿cuándo y cómo?

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.