Bignone o jazmín de Virginia: ¿cómo cultivar esta fragante planta trepadora?

Las plantas trepadoras son muy apreciadas por su originalidad y la forma en que pueden decorar pérgolas y muros de una manera muy natural. Más que plantas, son de hecho verdaderos adornos de colores en el jardín. Y si quieres optar por los tonos de naranja, el bignone es perfecto!

Resumen

  • Los beneficios de la bignona
  • Mantener esta planta

Las ventajas de la bignona

En primer lugar, esta planta es apreciada por su aspecto decorativo y la forma original de sus flores en forma de trompeta de colores vivos. Pero este no es el único activo que esconde en su manga. La bignona es rústica, resiste bien al frío y a la sequía. Además, tiene un crecimiento rápido y no requiere demasiado mantenimiento.

La mejor manera de disfrutar de un bignone es ponerlo en un soporte , para que crezca en paz y revele todo su esplendor! Y no importa si es un muro bajo, una pérgola, una valla o una claustra.

Plantar y regar el jazmín de Virginia

Tanto si decides plantar la bignona en la tierra o en una maceta , hay algunas pautas a seguir. Si vives en una zona donde los inviernos son duros, elige la primavera para plantar. Si no, es muy posible hacerlo durante los meses de otoño .

En lo que respecta a la exposición, el sol es esencial , así como un suelo bien drenado. Por otro lado, la naturaleza del suelo tiene poco impacto en el desarrollo de la bignona.

Créditos: pixelia Pixabay

En cuanto al riego, el primer año de crecimiento es el que más vigilancia requiere. El riego debe ser regular a partir de la primavera y durante todo el verano para que las raíces puedan anclarse bien en el suelo.

El cuidado de esta planta

Si quieres que el Jazmín de Virginia crezca hacia un lugar determinado, puedes colgar las ramas de su soporte en la dirección deseada. Las flores en forma de trompeta aparecen con el buen tiempo y permanecen durante buena parte del verano.

Estas florecen en ramas que se han desarrollado durante el año. Por lo tanto, para la poda, es mejor dar prioridad al final del invierno . Los meses de febrero y marzo son muy adecuados para esta operación en la que quitamos las ramas muertas y las que impiden el desarrollo que queremos dar a esta flor.

Para el resto, sólo tienes que disfrutar de las flores y su aroma durante todo el verano!

Deja un comentario

error: Content is protected !!