Aquascaping: todas las técnicas del acuario plantado

Más comúnmente conocido como aquascaping (del latín aqua por agua e inglés paisaje por paisaje), cada vez se habla más del arte de hacer jardinería bajo el agua. Esta otra forma de jardinería tiene muchos seguidores y estos aficionados ven esta práctica como una auténtica actividad artística. ¿Pero cuáles son los principios de este arte y cómo hacer uno tú mismo? ¡Descubre el acuapaisaje!

Aquascaping, ¿qué es?

Este arte proviene de los Países Bajos. En la década de 1930, se consideró una extensión de la técnica de depósitos plantados. Sin embargo, fue en los años 90 cuando los japoneses y más concretamente Takashi Amano aportaron a esta técnica la vertiente zen y natural que conocemos hoy.

Esta práctica se acerca al acuarista a la vez que añade un toque más agradable gracias a los elementos colocados de forma muy organizada. Esto hace posible armonizar la decoración del acuario. El objetivo es crear un paisaje acuático respetando todos los planes que ofrece el acuario.

Durante la producción de la obra, el artista puede inspirarse en paisajes reales o dejar espacio a su imaginación creativa. El acuario puede estar formado por colinas verdes, bosques o incluso montañas. Y por supuesto, todo se puede decorar con pececillos que estarán encantados de descubrir este universo tan especial.

Créditos: Leonid Eremeychuk / iStock

¿Cómo hacer aquascape?

Para realizar una obra de este tipo necesito:

  • un acuario equipado con un filtro
  • una bomba
  • luz acuática

Un acuario de 100 o 150 L es bastante razonable para una primera experiencia. Una luz de 5 a 10 W es suficiente. No debe descuidarse este punto, porque como las plantas de exterior, las plantas acuáticas necesitan luz.

La elección de las plantas también es importante y para una primera prueba, las más habituales en aquascaping son:

  • Eleocharis acicular para hacer camas de césped.
  • Hemianthus callitrichoide para imitar a los campos de pastos de montaña o para vestir un primer plano.
  • Vesicularía dubyana, un musgo que se engancha a pequeñas rocas y hace tallos largos.
  • especies Hemianthus micranthemoides puede utilizarse para hacer alfombras de verduras.
  • Rotala rotundifolia Donde Vallisneria spiralis que permite vestir el fondo con sus largos tallos verdes.

Los primeros pasos consisten en trabajar la base del acuario compuesto por rocas y raíces. Fíjese en la elección de éstos, las plantas no deben pudrirse y las rocas no deben cambiar la composición del agua haciéndola más dura en caliza. A continuación, añadir arena y grava pequeña facilitará la colocación de las rocas y cantos rodados en la posición deseada. Por último, coloque las plantas para crear el ambiente que le convenga.

Añadiendo a fauna salvaje es posible. Peces, moluscos o gambas de lavadora son bienvenidos. Pero nada es obligatorio, eres el maestro de tu trabajo.

Por mantenimiento, al igual que en el jardín, en cortar las plantas deben llevarse a cabo antes de que crezcan demasiado. Recuerde cambiar parte del agua con regularidad.

Fuente

Artículos relacionados:

Kokedama: aprende a realizar una esfera de plantas colgantes

¿Cómo reutilizar una olla rota en el jardín? ¡El tutorial completo!

Consumir menos agua en el jardín es posible con estos 4 consejos!

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.