Abejas: 5 secretos para atraerlas a tu jardín

Muchos estudios han demostrado que las abejas son importantes en la biodiversidad. Mantienen un equilibrio esencial para la supervivencia de muchas especies, incluida la nuestra. No sólo son superheroínas, sino que también producen una deliciosa miel. Producir tu propia miel no es fácil, ¡las abejas ya tienen que venir al jardín! Descubre los 5 secretos para atraer a las abejas a tu jardín.

1. Escoger las plantas adecuadas

¡La primera motivación para que las abejas visiten su jardín es alimentarse! El néctar, el polen y la melada los reavivarán. Así pues, no dude en instalar plantas con flores melíferas en los rincones soleados de su jardín y protegidos del viento.

2. Viva los dientes de león

Es importante conservar las plantas locales. Tendrán mayor impacto en las abejas que en las plantas exóticas. Las plantas silvestres como los dientes de león o la hiedra se adaptan al suelo y al clima y, por tanto, son más atractivas para la recolección.

3. Dejar de utilizar pesticidas

Pocos pesticidas no matan a todos los insectos. Aunque inicialmente reservado para plagas y plagas, los polinizadores también pagan su precio. Al mismo tiempo, pueden matar a las plagas y aquellos preciosos ayudantes del jardinero, las abejas. Más polinización = ¡más cosechas en la huerta como en el huerto!

Créditos: Daria-Yakovleva / Pixabay

4. Casa dulce hogar

Proporcionar refugio a las abejas salvajes es esencial para que puedan almacenar néctar y poner sus huevos. Hay trucos muy sencillos y económicos para hacerles un techo. Para ellos bastan pequeñas cavidades excavadas en la madera o en el suelo.

5. Agua: néctar de vida

¡Por sorprendente que parezca, las abejas también beben agua! Consejo muy sencillo: coloque una cuenca en el suelo en un lugar soleado. Decorar con guijarros y luego rellenar de agua. Los insectos aterrizarán sobre cantos rodados semisurgidos para beber.

¿Cómo hacen la miel las abejas? : Todos nos hemos preguntado cómo las abejas hacen ese oro líquido. Pues las abejas obreras recogerán néctar en forma de líquido dulce que existe en las flores. Luego, lo devuelven a la colmena y la dan a otros trabajadores pasándolo de boca en boca: este fenómeno se llama trofalaxis.

Tras pasarlo varias veces de boca en boca, el líquido se transforma al néctar gracias a la saliva de las abejas. Este néctar transformado se deposita en las células de cera que forman las peines de la colmena. Con el calor, el agua del néctar se evapora y la miel se seca un poco. Cuando llega a la consistencia adecuada, las abejas cierran la celda. En primer lugar, la miel no está pensada para los humanos. Las abejas utilizan esta miel para alimentar a sus larvas, para comer en invierno o cuando el tiempo les impide salir al exterior.

Fuente

Artículos relacionados:

12 insectos útiles para tu jardín

3 consejos para ayudar a las abejas a volver a su jardín

6 virtudes del polen que te pueden sorprender

Deja un comentario

error: Content is protected !!