5 consejos para no hacerte daño en el jardín

Cuando sale el sol, los amantes de la naturaleza corren hacia el jardín para cuidar su huerta, flores, setos e incluso árboles. Aunque la jardinería es una actividad que muchos piensan como relajación, es más física de lo que parece. Cortes, insolación o dolor muscular por citar sólo algunos de los riesgos potenciales, la jardinería requiere algo de preparación. Aquí tiene 5 consejos para evitar dañar el jardín.

1) Prepararse físicamente

Quizás te haga sonreír, pero cuando planificas una buena sesión de jardinería es un poco como el deporte: tienes que calentar ! Esto debe hacerse con suavidad, comienza con una caminata corta de 10 minutos y después estira durante 30 segundos por posición.

2) equipate bien

Las pequeñas heridas son frecuentes en el jardín. Se pueden cortar ramas o espinas. Recuerde llevar siempre guantes de jardinería para manipular tus plantas. Si poda los setos, por ejemplo, también piense Gafas protectoras. Así evitarás proyecciones que pueden herir gravemente. Si tiene que caminar entre zarzas o un cepillo claro, tenga en cuenta el pantalón de bosque que evitará cortes, porque las plantas espinosas que cogen los tobillos, realmente no es agradable. Por ejemplo, la marca Engelbert Strauss es conocida por ofrecer una gama de pantalones resistentes a los cortes. Por último, en sombrero en verano puede ser imprescindible para evitar la insolación.

Crédito: Zbynek Pospisil / iStock

3) Adoptar las posturas adecuadas

El dolor de espalda es uno de los dolores más comunes cuando se trata de jardinería. De hecho, en el calor del momento, no siempre pensamos en la postura que debemos adoptar. Así que piensa mantener la espalda recta y en doblar las rodillas. Prefiera sentarse completamente de rodillas para trabajar que tener la espalda redondeada, inclinada hacia abajo. Cuando lleve cargas pesadas, vuelva a doblar las rodillas para no trabajar a distancia.

4) Utilice las herramientas adecuadas

Las herramientas adecuadas para cada uso del jardín reducen el riesgo de lesiones. Así que nosotros ordena sus herramientas, cuidamos y tiramos las herramientas rotas. Un mango demasiado corto y corre el riesgo de volcar y caer. Una podadora disfuncional y corre el riesgo de cortarse.

5) Tómese su tiempo

La jardinería es una época propia. Así que tómese el tiempo para escuchar la naturaleza, pero también su cuerpo. Recuerde hidratarse regularmente, tumbarse de vez en cuando y en cambiar de posición tan a menudo como sea posible. Es mejor perder un período de siembra que hacerse daño. ¡Tu cuerpo te lo agradecerá y podrás seguir haciendo tu actividad preferida durante los próximos años!

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.